2 jul. 2009

Los Altos de Chiapas, junio de 2009

Llevo una semana tratando de escribir algo, lo que sea, sobre las pocas horas que estuve en Chiapas, en la zona de Los Altos, la semana pasada.

Pero aunque vi muchas cosas que impresionaron mi memoria, no quisiera caer en los temidos lugares comunes -todoelmundo hizo el zapatour en los últimos diez años; ¿qué más podría decir yo que no se haya dicho ya?

En fin. Platicaba con los maestros de una escuela rural, en una tiendita que estaba justo enfrente. Dado el tremendo camionetón en que llegamos, los niños nos veían con mucha curiosidad... cuando percibí que estaban a buena distancia, alcé la cámara y los enfoqué. Las pequeñas salieron naturalitas; pero el niño de atrás, al ver el lente, tomó una actitud sorpresiva:

Por poco y no tomo la foto del susto. ¿Por qué ese gesto militar? Total, que salieron corriendo y yo también, a seguir recorriendo una ruta de caseríos pobrísimos pero eso sí, todos con su cancha de basquetbol de tamaño reglamentario. Se ven tan pequeños los niños jugando en esa plancha grandísima, donde bien podría bajar un helicóptero, por ejemplo.