29 jun. 2007

Ahora son 13...

Nada, pues vi anoche Ocean's thirteen, o Ahora son trece como la traduce ese exquisito gusto de las distribuidoras en México.

Es tal como la esperaba. Absurda e inverosímil, pero ¿a quién le importa? La fórmula de los muchachos guapos el mayor tiempo a cuadro funcionó y vende superbien. Eso sí, tiene unas hermosas escenas en México que muestran claramente la percepción que tiene de nosotros el gringo promedio.

Ah y un comercial de Oprah a media película (mejor dicho, un Producto Integrado) , infame pero que va a funcionar espléndidamente. ¿Cuándo le habrá costado eso?

No, tampoco es Cinco nacos asaltan Las Vegas. Todo lo contrario: exceso de producción, derroche de recursos cinematográficos... está entretenida pues. Que nadie espere nada más, y listo.

28 jun. 2007

Terribles días

Vi a mi amigo Memo y lo encontré muy desanimado.
Vi a mi amigo Steve y está deshecho.

Clau también anda triste. Yo mismo he visto mejores tiempos.
Nada más Tofu el gato está sereno -como siempre.

No hay ninguna duda, terribles días acechan el mundo conocido.

¿Quién está contento con todo esto?

26 jun. 2007

Ranas vs Dragones

Recién hicimos como un Reto Pepsi pero entre Brinquitos y Dragonzitos, para ver cuál era el mejor.

(pa' quien no sepa o no se acuerde, los Brinquitos son un dulce en polvo que viene en pequeños empaques de papel cuadrado, como sobrecitos de té pero violentos con el estómago. Los Dragonzitos son la copia antes pirata, ahora buscadora de su reivindicación).

Una inopinada colaboradora nos muestra a los contendientes:


La prueba se realizó en una muestra atípica de 5 oficinistas aburridos: Lalo, Miguel Ángel, Sara, Milena y su secure server n' friend.

El resultado fue arrollador e inesperado: la gente prefirió el sabor más dulce del retador Dragonzito, que el francamente ácido del original y mítico Brinquito (inspirador de la famosa invitación: ¿nos echamos un brinquito?). Cabe destacar que todos los participantes son mayores de 22 y por tanto, más cercanos a la gastritis; esto pudo alterar la muestra en favor del ganador.

Pura productividad empresarial, pues.


PD. ¿Por qué la ranita de los brinquitos no tiene ropa? Según yo, cuando un ilustrador dibuja un animal en 2 patas le pone ropita, ¿o no? Pero ésta anda ahi desnuda y brincoteando. En fin, qué barbaridad.

25 jun. 2007

elagus entre las tahitianas

La gente de RP provocar efectos insólitos. Heme aquí de pronto invitado a un evento lúdico donde pruebo una bebida energética de jugo noni.

Así me encuentro, a las 11 de la mañana en medio de un frondoso bosque, a no más de 100 metros del Periférico de la Ciudad de México, oyendo tambores sincopados a cuyo ritmo bailan unas tahitianas:



Muy muy loco. Amablemente me dieron una dotación de bebidas, que entre sus efectos no se encuentra el de hacer aparecer a las tahitianas. Lástima.

Y así termina una reseña más de las innumerables cosas que pueden ocurrir en esta ciudad mientras uno está, no sé, sentado en una oficina leyendo un blog.






PD. Las bebidas ya se acabaron. Manden más en cuanto puedan :P

22 jun. 2007

La razón del Licenciado

Ando con flojera hasta de globbear -es decir, bloggear, pero me gusta más invirtiendo las consonantes. Pos ahi va, a ver qué sale.

Nostán ustedes para saberlo, pero trabajo en una de "las empresas de medios más grandes de México". Y aquí, como en toda oficina que aspire a ser "una de las más ..." en algo, es imposible lograr que alguien trabaje eficientemente. Claro, siempre y cuando no seas el Licenciado.

Suena el teléfono: "Llamo de parte del licenciado Manubrio" (lo de Manubrio me lo robé de Ibargüengoitia). Y con ese charolazo, el interpelado está o-b-l-i-g-a-d-o a hacer lo que le piden -no sea cosa de quedar mal con Manubrito.

Ahora, si el interpelado tiene un licenciado con más ínfulas al cual recurrir, contesta con orgullo: "Me encantaría ayudarte, pero estoy cumpliendo un encargo urgente del licenciado Comino". Con ese combo breaker elimina la tarea, confunde a su interpelador y puede dedicarse plácidamente a subir sus fotos en el maispeis.

Así, en las oficinas impera siempre la razón del Licenciado -aunque él a veces nunca se entere de los berenjenales que provoca. Si tú, amigo oficinista novato, tienes la ilusión de que la eficiencia es el mejor camino para ascender, olvida ya el asunto y dedícate a esperar pacientemente la hora de la salida.

Ah, y olvídate también de esa tontería de trabajar. Así nunca llegarás a ser el Licenciado.

19 jun. 2007

El camino del cinismo

Discutir con Chava es como una pelea arreglada. Si bien venimos de educaciones diametralmente opuestas (él, la liberal “derechosa”; y yo de la materialista histórica “izquierdosa”) al tercer round declaramos empate en la misma conclusión: todo lo que sabemos está equivocado.

Suena retórico pero así es. Y si uno no está preparado para entender que todo lo que has aprendido es falso y técnicamente no existe, el golpe puede ser durísimo; el pobre Amín casi se ahoga en un vaso con hielos la última vez.

Total, que la edad de la razón ha dejado el paso a un renacimiento del misticismo y la fe. Es como si el hombre, harto de la insoportable levedad del ser, decidiera olvidar el raciocinio y volcarse nuevamente a crear y creer mitos.

Lo malo de la razón es que no se le puede apagar cual foco; y la levedad se mantiene ahí, susurrando todo el tiempo: “Nada es verdad. Todo lo que tienes lo has inventado tú, en conjunto con otros miles de humanos leves como tú, sólo para evadir lo inevitable: que un día vas a morir y nada quedará de ti”.

Cuando uno sabe que, haga lo que haga, nada va a permanecer, ¿qué se hace entonces? Yo digo que el camino es el cinismo.

Así, trato de no desperdiciar agua, aunque sé que de todas maneras se va acabar; nomás no me gusta tirarla. Consumo cosas de marcas que exprimen a los productores y explotan niños en Tailandia (y en Puebla) porque no hay de otras. No me uno a Green Peace ni al PRD y sin embargo, creo que ni las ballenas ni los pobres deben morir –cosa que a ellos les preocupa casi nada. La razón de mi regalada gana, pues.

Lo peor de la lucha entre los buenos y los malos es que los buenos no existen. Y sólo el cinismo hace soportable, sopesable, al temible Efecto Paquita.

18 jun. 2007

Oooooootro blog?

Sí, aqui vamos de nuevo. Creo que las fotos de elagus debe permanecer en eso, sólo con fotos.
Así que la retórica se queda acá.

Sí, visiten http://www.basico.fm/